La modalidad de trabajar desde casa… es ya una realidad para mí

Desde que trabajo bajo la modalidad de freelancer, ha sido toda una aventura redefinir mi entorno, desde el lugar donde paso el mayor tiempo trabajando, como el decidir en dónde recibiré a mis clientes o dónde será mi dirección empresarial.

Mucho me ha ayudado que trabajo la mayor parte del tiempo en mi casa, pero siempre salir y respirar nuevos aires para visitara a mis clientes en un lugar profesional es mucho más sano y desestresante para mi.

O bien, es bueno también tener un espacio donde puedas interactuar físicamente con otras personas afines a ti para crecer en la nueva modalidad de trabajo.

Muchas de las facilidades y respuestas me las ha ofrecido Network Oficinas en donde encontré un perfecto ambiente y una renta coworking en Polanco, cerca de mi casa en donde llego a pie o en bicicleta.

Ahí recibo a mis clientes y puedo tener reuniones con otros freelancers para tener una red de apoyo donde las ideas, tips y en donde las relaciones de trabajo se crean mucho más fácil que en la soledad de tu casa.

Si bien también llego a visitar a mis clientes directamente a sus empresas, estas son las menos veces, por lo que me evito el meterme al tráfico para dejar de pasar 3 horas sin moverme más allá de 20 km por hora.

No viajar al trabajo me ha hecho sentir muy bien porque me da esa sensación de que estoy ayudando al medio ambiente, además de que estoy ahorrando tiempo y también dinero.

No tener que conducir para trabajar diariamente también me está ayudando a ahorrar dinero de otras formas.

Por ejemplo, he bajado la cantidad de kilómetros de desgaste en mi automóvil.

También estoy ahorrando en gastos de estacionamiento así como lo terrible de no encontrar un lugar dónde dejar el auto en ciertas zonas.

Ah! y en donde he visto un gran ahorro es en ropa. El traje solo lo uso para situaciones muy formales por lo que la tintorería ahora es menos frecuente… de hecho es algo esporádico.

Ahora puedo usar toda esa ropa que solo podía ponerme en un raro fin de semana o en esas esperadas vacaciones que llegaban cada año.

Por supuesto, el tema de los alimentos es otro punto que se ha modificado a mi favor desde que decidí moverme para trabajar desde casa.

Si bien ahora debo mantener un estricto lineamiento de no visitar el refrigerador cada cinco minutos como lo llegué hacer en un inicio, ahora puedo comer sanamente una comida casera.

Es increíble todo el dinero que se va en las comidas “laborables” y dejas de pensar a dónde ir a comer sin que sea el mismo restaurante de la esquina.

 

Si, son muchos los cambios positivos que se tienen cuando decides moverte e irte a trabajar desde casa.

Entiendo que no para todos será posible esta opción pero si es tu caso, piensa cómo podrías hacerlo.

Puedes pensar en convenirlo con tu jefe y pueden llegar a un acuerdo de trabajar ciertos días desde casa o bien, pasar tus funciones a esta modalidad.

 

Esto también le puede proporcionar un ahorro sustancial a la empresa desde varios puntos, nuevamente, siempre y cuando tus funciones puedan entrar bajo esta modalidad.

REFERENCIAS: YouTube, Network Oficinas y Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *