Prohibido

La biblioteca de Hogwarts era de los lugares favoritos de Hermione Granger, se lo sabía incluso mejor que la palma de su mano, pasillos, libros, autores, temas si alguien había devorado el conocimiento que ahí se encontraba era ella. Podría ser una digna competidora ante la bibliotecaria Irma Pince aunque es muy probable que Granger llevara ventaja.

Era normal que algunos alumnos de primer año le pidieran ayuda a ella por algún libro a lo cual ella siempre tenía respuesta, el más común que le preguntaban eran sobre naves industriales en renta .

-Hey, Granger ¿Podrías ayudarme? – preguntó Malfoy

-¿Por qué habría de ayudarte? – contestó Hermione sin quitar la mirada del estante

– Por favor… tengo una tarea importante mañana…

[Referencias: YouTube || Vesta || J.K. Rowling ]

-Hermione lo vio de pies a cabeza ¿Cuál es el libro que necesitas?

Draco le pasó un pedazo de pergamino con el nombre, no era la mejor caligrafía pero se entendía que era lo importante.

Hermione levantó una ceja

-Más sobre este tema en Vesta

Está en la sección de libros prohibidos, te acompaño.

Ambos caminaron, Malfoy atrás de la chica dejándose guiar porque sabía a donde iba, les dieron acceso al área prohibida, en el momento de entrar comenzaron a caminar más rápido si hubiera sido más grande la biblioteca seguro se habría podido decir que trotaron.

Fueron hasta el oscuro final del pasillo y se comenzaron a besar.

  • Tu actuación no ha mejorado , Granger – Dijo Malfoy

Ambos rieron y continuaron besándose, él rodeaba su cintura con sus brazos por debajo de su capa, le besaba el cuello. Hermione trataba de controlar la respiración agitada pero era inútil, su corazón iba a mil por hora. Él recorría con su mano la pierna, la pantorrilla, levantando su falda poco a poco.

La técnica de la castaña era besar al rubio para ahogar algún gemido que tuviera un volumen más alto. El cuerpo se arqueaba al sentir los dedos de Malfoy encima de la tela de su ropa interior.

En ese momento, se escuchó la puerta de la sección de los libros prohibidos,  Draco se percató mientras que Hermione estaba saturada de sensaciones.

-Alguien viene –susurró el chico

Los tacones delataban que era la bibliotecaria y se acercaba a ellos.

La castaña reaccionó agachándose y cubriéndose con la capa, pretendiendo que buscaba un libro.

-¿Ya terminaron? – preguntó la profesora

-Sí, justo acá esta lo que necesitas Malfoy- dijo Hermione con tono aparentemente indiferente

-Gracias Granger – caminó Malfoy dirigiéndose a la salida

La bibliotecaria satisfecha se fue atrás del chico.

Hermione se quedó un momento arreglándose el uniforme y el cabello, caminó a la salida y un poco antes de salir Draco la llamó.

-Hermione… ¿Por qué hacemos esto?  No lo de besarnos… eso está bien… pero ¿Por qué nos seguimos escondiendo?

La chica se quedó en silencio.

-Después hablamos de esto

Malfoy se quedó de pie un momento, con un nudo en la garganta, añorando que la Gryffindor ya no tuviera que actuar cuando él estaba cerca, se secó una lágrima y siguió su camino.

Más de este contenido en Vesta 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *