¿Cuáles son algunos pasos o sucesos comunes del procedimiento en una tomografía?

Las tomografías, también conocidas como mamografías se utilizan como una herramienta de detección para detectar el cáncer de mama temprano en mujeres que no experimentan ningún síntoma.

También se pueden usar para detectar y diagnosticar la enfermedad de las mamas en mujeres que experimentan síntomas como bultos, dolor, hoyuelos en la piel o secreción del pezón.

La mamografía juega un papel central en la detección temprana del cáncer de seno porque puede mostrar cambios en la mama hasta dos años antes de que un paciente o un médico pueda sentirlos.

Las pautas actuales recomiendan realizarse mamografías cada año para mujeres a partir de los 40 años.

Las investigaciones han demostrado que las mamografías anuales conducen a la detección temprana del cáncer de mama cuando son más curables y hay terapias de conservación del seno disponibles.

Por otro lado, las mujeres que han tenido cáncer de seno y aquellas que corren un mayor riesgo debido a antecedentes familiares de cáncer de mama o de ovario deben consultar a un médico experto sobre si deben comenzar a realizarse las pruebas de detección antes de los 40 años o la necesidad de otros tipos de detección.

Si tienes un alto riesgo de cáncer de seno, es posible que debas realizarte una resonancia magnética de los senos además de una mamografía anual.

En este sentido, la mamografía de diagnóstico se usa para evaluar a un paciente con hallazgos clínicos anormales, como un bulto en el seno o secreción del pezón que han sido encontrados por la mujer o su médico.

La mamografía de diagnóstico también se puede realizar después de una mamografía de detección anormal para evaluar el área de interés en el examen de detección.

¿Cómo debo prepararme para la mamografía?

Antes de programar una mamografía, se recomienda que hables con tu médico sobre cualquier hallazgo o problema nuevo en tus senos.

Además, informe a tu médico sobre cualquier cirugía previa, uso de hormonas y antecedentes familiares o personales de cáncer de seno.

No programes tu mamograma durante la semana anterior a tu período menstrual ya que las mamas generalmente están sensibles durante este tiempo.

 

El mejor momento para una mamografía es una semana después de tu período.

Siempre informa a tu médico o tecnólogo de rayos X si existe la posibilidad de que estés embarazada.

h

Recomendaciones adicionales:

No uses desodorante, polvo de talco o loción debajo de los brazos o en los senos el día del examen.

Este tipo de sustanciales suelen alterar los resultados mostrándose como manchas de calcio dentro de tu examen.

Describe cualquier síntoma o problema de tus senos al tecnólogo que realiza el examen.

Obtén tus mamografías previas y ponlas a disposición del radiólogo si se realizaron en un lugar diferente.

Esto es necesario para compararlo con tu examen actual y, a menudo, se puede obtener en un CD.

 

Pregunta cuándo estarán disponibles tus resultados, no asumas que los resultados son normales si no recibes noticias de tu médico o de la instalación de mamografía, pero tampoco te mantengas en estrés constante.

Información: ,CDMX SoundCloud y Olab 

Visita OLAB para más contenido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *